La piedra de lava se utiliza mucho en las barbacoas con gas, pues su combustión es muy rápida y permite una distribución del calor homogénea.

Además, la lava absorbe la grasa (por ello es recomendable lavarla antes de usarla de nuevo).